¿Nos concedes este baile?

Foto de Studio 54

AddToAny

¿Nos concedes este baile?

Ene 2022

Bailar libera dopamina y serotonina, neurotransmisores encargados de la felicidad. Además, aumenta la seguridad y favorece la desinhibición.
 

¿Nos concedes este baile?

Foto de Franz Hubman, Vienna, Opera Ball 1960

 

Dice el imaginario popular que cuando el cuerpo baila, la mente olvida. El baile es terapéutico, tiene beneficios para nuestra salud mental, y diremos sin miedo a equivocarnos que todos lo hemos experimentado en nuestras propias carnes. También escritores y cineastas se han valido de esta herramienta como premisa de una historia. ¿Quién no recuerda a Tiffany Maxwell (Jennifer Lawrence) en ‘El lado bueno de las cosas’? 

Ya seas de los que baila a puerta cerrada con Spotify a tope, o de los que se marca su clase semanal de funky, aquí no hay distinciones: el baile tiene beneficios físicos evidentes. Además de un ejercicio de expresión corporal, realizas una actividad cardiovascular que favorece la quema de calorías y el buen funcionamiento de todos los músculos y articulaciones.

Pero no todo queda en el cuerpo. Esta actividad, que para muchos es todo un mantra del fin de semana, también sirve como herramienta para el buen funcionamiento del cerebro. Y aunque estos beneficios no son tan evidentes, no por ello son pocos ni poco profundos.

Según una investigación de UCLA Health sobre terapias complementarias en la práctica clínica de 2021, el baile consciente produce beneficios positivos para la salud mental. Para el estudio, se encuestó a 1000 bailarines de todo el mundo que padecían depresión, ansiedad o antecedentes traumáticos. El 98% de los bailarines encuestados aseguró que la práctica mejoró su estado de ánimo, y muchos dijeron que la danza consiguió aumentar su confianza y autocompasión. 

El baile es el lazo que une el cuerpo con la mente y permite canalizar de manera saludable algunos sentimientos y emociones reprimidos. Además, potencia la creatividad y la memoria. Te contamos los beneficios del baile en materia de salud física, mental y emocional.

Ayuda a reducir el estrés y la ansiedad

Al bailar liberamos endorfinas, comúnmente conocida como la hormona de la felicidad. Es la culpable de nuestro buen humor y nos mejora el ánimo. Además, cuando bailamos abandonamos los pensamientos desagradables, esos que nos negativizan tanto. De esta manera, relajamos tensiones a favor del bienestar.

El baile es una herramienta en muchas terapias como la danzaterapia, para ayudar a personas que sufren depresión o cualquier otro tipo de problemas mentales o emocionales.

Pone a funcionar el cerebro

A nivel neuronal también se producen beneficios a través del baile. Se trata de una actividad de atención en la que activamos el cerebro al intentar memorizar una coreografía, coordinar y hacer una sucesión de pasos. Eso provoca una mejora de nuestra memoria y una ejercitación activa del cerebro. 

También se ha demostrado que practicar la danza de forma regular, puede reflejar una reducción de ciertas enfermedades mentales típicas en edades avanzadas. Puede hacer que seamos menos propensos a desarrollar demencia, e incluso podría ayudar a reducir los riesgos de padecer Alzheimer.

Mejora nuestras relaciones

Bailar puede convertirse en una actividad social y como canal para conectar con otras personas con mismos intereses.

Al bailar con desconocidos, superamos la barrera del temor al contacto físico, además de desarrollar la capacidad de adaptarnos a los movimientos de nuestra pareja de baile, generando así buena disposición hacia él. 

Mejora la autoestima

Como decíamos unas líneas atrás, bailar nos ayuda a conectar con otras personas, con las que compartiremos actividad. Después de risas, equivocaciones y algún que otro pisotón, la timidez y el miedo al ridículo se verán altamente reducidos. Además, cada paso y cada coreografía lograda será un acercamiento a la confianza en nosotros mismos.

Y ahora, ¿nos concedes este baile?