AddToAny

Cortes de pelo y bienestar: ¿qué relación existe?

Sep 2021
- Paula Martíns, Editora

Seguridad, autoestima y la oportunidad perfecta para volver a ser quien tú quieres ser. Así ayuda un cambio de look a tu día a día.

 

Cambiar de imagen como sinónimo de reset emocional

Estrenar ropa nueva, tener la casa ordenada, las sábanas recién puestas sobre tu colchón, el olor de una toalla lavada, la pintura todavía sin secar de la pared, oler las páginas de un libro de texto o volver a casa de tus padres tras una larga temporada fuera. Los pequeños placeres se encuentran en todas partes. En actos inconscientes: ahí es donde están. Esas pequeñas sorpresas que sin darnos cuenta nos hacen sentirnos mejor. Y no. No cambian tu vida, pero sin que te des cuenta están ahí, ayudándote a vivir mejor.

Hay etapas y circunstancias que abruman y te atrapan. Algunas situaciones y contextos desagradables. Esos que hacen que ni siquiera el olor a café por las mañanas consigua despertarte, ni una sorpresa, ni una visita inesperada de una persona que hace tiempo que no veías. Ni un libro te atrae, ni una serie te entretiene. Y tu playlist solo respira nostalgia. Es entonces el momento definitivo en el que aparece la pista absoluta para saber que la solución no viene sola y que eres tú el que tiene que dar un paso al frente y plantearse el próximo movimiento para encontrar la tranquilidad mental.

Y aunque jamás te lo habrías imaginado, o puede que sí lo hayas hecho, un cambio de imagen influye más de lo que piensas en tu salud psicológica. En diciembre creas una lista de propósitos de año nuevo y cuando no se cumplen tomas septiembre como si fuera enero. Del mismo modo que estableces objetivos en función del tiempo marcando la agenda con fechas señaladas, cerrar un ciclo y dar por finalizada una etapa con un cambio de look puede llevarte también a resetear tu situación. La frase “renovarse o morir” nunca cobró tanto sentido.

Renovarse o morir

Esta adaptación renovada de la sociedad, que guarda su origen en una frase que Miguel de Unamuno pronunció en su día- es una de las más valiosas y acertadas sentencias. Aunque la literalidad de las palabras del escritor era otra -”el progreso consiste en renovarse”, dijo- el significado no cambia.

Un cambio de actitud a menudo viene dado por un cambio físico. Es el empujón o el aliciente que propulsa una visión actualizada de las circunstancias. Una excusa más para dar un giro de tuerca y comenzar de cero.

¿Por donde empezar?

Si estás convencido de dar un paso al frente y proponerte nuevas metas puedes comenzar por cortarte el pelo. Puede parecer absurdo pero hay estudios que demuestran que un cambio de look es definitivo para ser capaz de pulsar el "reset". El pelo juega un papel principal. ¿Has escuchado alguna vez eso de “y si todo sale mal volveré a cortarme el pelo”? Esta famosa pintada de los baños del pub madrileño Costello guarda mucho más sentido del que crees.

Tu físico es uno de los primeros reclamos visuales y tu pelo uno de los factores que más pueden llegar a cambiar la visión que tú mismo tienes de tu imagen. Porque aquí está el quid de la cuestión: se trata de que seas tú el se ve capaz de pasar página, de subir ese escalón y de empoderarse frente a la adversidad

Puede parecer meramente superficial, pero lo cierto es que cambiar el corte o el peinado de tu pelo puede ser el pretexto que simbolice tu cambio de actitud. Una nueva excusa para mejorar tu confianza y la oportunidad perfecta que te ayude a incrementar tu seguridad y a dejar atrás el miedo o salir de la zona de confort. Es la oportunidad ideal para cerrar un capítulo y abrir uno nuevo. Te ayuda a afrontar los cambios, a superar ese miedo a través del control personal.Conocerás ángulos desconocidos de ti mismo y tendrás la oportunidad de reinventarte luciendo facetas que tenías escondidas o que nunca te habías atrevido a mostrar. Y, como consecuencia de todo esto, mejorarás tu autoestima.  

Pero antes de dejarte en manos de un experto o de coger tú mismo las tijeras, puedes auto interrogarte para saber si realmente necesitas este cambio. ¿Te encuentras bien contigo mismo? ¿proyectas lo que quieres?, ¿qué idea transmite tu imagen?, ¿hace cuánto que no renuevas tu corte de pelo?

Tu forma de ser y tus sentimientos puedes reforzarlos a través de tu imagen. Si sientes coherencia entre tu físico y tu mente, el mensaje que quieres transmitir reforzará su peso ya que, tu imagen ocupa un porcentaje muy alto de tu comunicación no verbal llegando a ser a primera vista tu carta de presentación.

Las personas empleamos códigos de imagen de los que a menudo no somos conscientes. Transmitimos sensaciones y mensajes constantemente a través de elementos como la ropa, los complementos o, por supuesto, el peinado que llevamos.

Si hay veces en las que es inevitable que la vida decida por ti, toma las riendas esta vez y haz que suceda lo contrario. Déjate llevar por cambios que te lleven a experimentar y, ya sabes, si todo sale mal, siempre puedes volver a cortarte el pelo. Sí, ya lo sabes... "Y si todo sale mal, volveré a cortarme el pelo".