Tips para hacer yoga en casa

Foto de Enache Georgiana

AddToAny

Tips y consejos para practicar yoga en casa

Jun 2021
- Paula Martíns, Editora

Desde hacer hueco en la agenda, hasta seleccionar la playlist adecuada o realizar correctamente el savasana. Te damos las claves que necesitas.

Convierte tu casa en un oasis de calma

Existen dos grupos de personas. Por un lado están aquellos a los que salir de casa les parece un reto diario y prefieren quedarse en el sofá acomodándose frente a la pantalla del televisor, envolviéndose en mantas o sentados en la terraza tomando el sol. Otros, en cambio, usan su hogar como un hotel y tan solo lo pisan para dormir. Quedarse de puertas adentro no entra nunca en sus planes y la calle es su mejor aliada contra el estrés y la ansiedad. ¿Tú a cuál perteneces? ¿Con qué grupo te identificas más? Sea cual sea tu respuesta seguro que en este último año has acomodado, de alguna manera, tu casa para disfrutar de ella en tu tiempo libre. Aunque sea tan solo un poco...

Practicar yoga en casa
Practicar yoga en casa

 

Si los gimnasios, los pabellones y centros deportivos en los que se imparten clases dirigidas tienen una gran lista de espera para poder acceder a sus instalaciones, paralelamente también ha crecido una gran tendencia que se encuentra en alza más que nunca: los videos de fitness y de técnicas de relajación online, que arrasan en visitas y visualizaciones. Un 32% más de la población practica ahora algún entrenamiento y la descarga de aplicaciones móviles de salud y fitness han aumentado en un 67% según ha publicado un estudio realizado por el lider en medición móvil, Adjust.

Dedicar tiempo a alguna actividad en casa parece mucho más sencillo, pero en realidad existen factores externos que pueden complicarlo. Es el caso del yoga, una de las prácticas ancestrales asiáticas que más auge ha cobrado en los últimos años en el globo terráqueo. ¿Ya formas parte de su comunidad o te lo estás planteando? Si es así o eres de los que buscan saber qué hacer para practicarlo correctamente, deberás saber que para conectar cuerpo, respiración y mente se necesita crear un entorno idóneo que favorezca esta conexión.

Crea un entorno apropiado

Añade plantas, haz que la luz sea cálida, mezcla artículos hechos a mano que respiren el valor de lo artesanal con otros de lujo que te den ese toque de exclusividad que eleva tu interior, apuesta por texturas suaves como el terciopelo, escoge el mobiliario cómodo y adecuado, ten una esterilla buena y ropa deportiva especial para yoga. 

Melodías que acompañan

La música puede ayudar a mejorar tus movimientos corporales y a dejar la mente en blanco. Hay personas que prefieren hacer yoga en silencio, pero la mayoría afirman que la música es una gran aliada en su práctica. Desacelera la mente, deja fluir el cuerpo y acompaña a tus movimientos a su ritmo.

Para escoger las melodías idóneas, puedes reproducir una de las playlist ya creadas en Spotify o apostar por la música relajante de ambiente. Los sonidos de la naturaleza, los mantras o la música clásica son las tres temáticas preferidas, pero si estas no te convencen, no te preocupes porque lo importante es que encuentres las melodias apropiadas que te ayuden a calmar tu torbellino de pensamientos.

Ajusta tu rutina

Uno de los pasos más complicados es dejar las responsabilidades o el ocio de lado y sacar tiempo para practicar técnicas de relajación. Necesitas convencerte de que el yoga puede ser parte de tu estilo de vida. No es una regla impuesta, sino una práctica que interiorizara para ayudarte a afrontar tu día a día con energía y con pensamientos que fortalezcan tu mente. Comienza por unos minutos al día y ve aumentando el tiempo cada semana hasta llegar a una hora u hora y media para relajarte cada día. Es un proceso lento en el que la prisa no tiene cabida. Si no conectas con la práctica después de varios intentos, puede el yoga no es para ti y tengas que buscar otra opción, pero...¡dale una oportunidad!

Establece un orden

El saludo al sol suele ser la postura del comienzo, pero cada persona debe adaptar el ejercicio a sus necesidades. Establece un orden. Primero un saludo o presentación, en mitad del ejercicio controla tus pensamientos con la respiración y piensa en los beneficios que supone que hayas decidido iniciarte, o continuar, en el yoga desde casa. En la última parte del ejercicio libera definitivamente tu cuerpo en una despedida denominada savasana, una postura que puede durar desde siete hasta quince minutos y en la que se logra la quietud completa de la actividad cerebral. Te ayudará a regular el insomnio, aleja dolores de cabeza y reduce la presión arterial consiguiendo serenar la mente. Para realizarla, estira tu cuerpo al completo sobre la esterilla con los ojos cerrados y las palmas de las manos mirando al techo.

Ten un cuaderno cerca

Si eres principiante, o incluso si eres un experto, es probable que haya días en los que te cueste conectar con la actividad y dejar de lado tus responsabilidades. El estrés de algunas semanas puede impedirnos la conexión plena, por lo que es aconsejable tener una libreta cerca mientras se practica yoga, para apuntar cualquier tarea pendiente que te venga a la mente durante ese momento y olvidarla enseguida para poder continuar con la práctica.

 

 

 

Parar. Pensar. Decidir. Vivir. Imaginar. Proyectar. Crear. Disfrutar. Desconectar. Parar. Pensar. Decidir. Vivir. Imaginar. Proyectar. Crear. Disfrutar. Desconectar.  

Parar. Pensar. Decidir. Vivir. Imaginar. Proyectar. Crear. Disfrutar. Desconectar. Parar. Pensar. Decidir. Vivir. Imaginar. Proyectar. Crear. Disfrutar. Desconectar.