Rompamos el estigma de ir al sexólogo

Foto de Dave Hoefler

AddToAny

Rompamos el estigma de ir al sexólogo

Feb 2022

¿Por qué nos cuesta tanto ir al sexólogo? Hablar de un problema tan íntimo como la orientación o identidad sexuales con un experto, es realmente lo que necesitamos.
 

Rompamos el estigma de ir al sexólogo

Foto de Henry & Co

 

Digamos que, aunque se está normalizando poco a poco, aún hay mucho que hacer para romper el estigma. Efectivamente, hablamos de ir a terapia sexual. Cuando se trata de conocerse mejor a uno mismo, ¿dónde está la duda? 

Vivimos en un contexto hipersexualizado, con una conciencia sexual de una magnitud apabullante con respecto a otras generaciones y, aún así, tenemos una imagen distorsionada de ciertos problemas  en materia sexual a la hora de afrontarlos. Lejos de quedar ahí, este tipo de problemas pueden extenderse a otros aspectos de nuestra vida, limitando nuestras relaciones de todo tipo. 

La figura del sexólogo

Rompiendo con el tabú que maquillaba la sexología, no fue hasta comienzos del s.XX cuando se empezó a considerar una rama científica con la fundación del Instituto para la Ciencia Sexual en Alemania, en 1919.

Un sexólogo es un profesional encargado de la vida afectiva y sexual de sus pacientes. El modo de trabajo es totalmente educativo, mediante la resolución de dudas concretas, asesoramiento a la hora de solucionar los problemas. Todo reforzado con una terapia, una pauta de tratamiento que puedan solucionar o mejorar las patologías detectadas en la consulta. 

La falta de deseo sexual, eyaculación precoz o disfunción eréctil son las consultas que los sexólogos reciben con mayor frecuencia. Pero no olvidemos que también velan por desmitificar y naturalizar el sexo, informar sobre todas las opciones sexuales alojadas en LGBTIQ+, asesorar sobre trastornos de conducta y enfermedades de trasmisión sexual. 

¿Cómo sé si debo ir al sexólogo o a otro profesional? 

Las dificultades sexuales también son tratadas por otro tipo de expertos, por lo que en ocasiones, surge la duda: ¿Médico de cabecera?¿Endocrino? ¿Ginecólogo? ¿Psicólogo?

La Sexología es un centro especializado en terapias sexuales de Madrid. Ellos aseguran que ‘la respuesta varía en función del problema concreto, y de si se tiene una causa física o no, y de qué tipo’.

Apuntan que también es importante conocer la formación de grado de muchos sexólogos, ya que hay algunos que pueden atajar diversas dificultades de forma complementaria. Si un sexólogo es, además psicólogo, podrá abordar ambos problemas de forma paralela. Es por eso que, en muchas ocasiones en las que los profesionales están especializados en una sola disciplina, sea tan importante el trabajo en equipo. 

La colaboración entre profesionales permite una evaluación al detalle de los problemas sexuales que se tratan en consulta, o derivaciones a otros expertos.

Reconozcamos que al tratarse de un tema íntimo, a veces no es tan fácil abrirnos y decidir contarlo, sobre todo a un desconocido. El pudor, sigue reinando en una era hipersexualizada y en la que ya nada parece sorprendernos. Dejar pasar problemas de este tipo es totalmente contraproducente para tratarlo. Por un lado, y de manera muy probable, la situación se agravará con el paso del tiempo, y cuanto más tiempo pasa, más sufrimiento acumulamos. 

Recordemos que estamos aquí para hablar de bienestar: rompamos el estigma de ir al sexólogo.