Orden en casa contra la ansiedad

Foto de Martín de Arriba

AddToAny

Cómo reducir la ansiedad ordenando

Jun 2021
- Paula Martíns, Editora

Tener la casa ordenada es fundamental para tu estabilidad mental. Te contamos cómo puedes crear la rutina de organización perfecta que te ayude a ganar en salud.

Consejos para establecer una rutina de orden

Hay días que son cuesta arriba. Te despiertas con el pie izquierdo, el café sale por fuera de la cafetera, las tostadas se queman, te has vestido con dos calcetines diferentes, el metro se queda parado varios minutos en una estación, llegas tarde al trabajo y, además, has salido de casa con tanta prisa que no has tenido ni tiempo para ordenarla un poco. Te toca hacerlo al llegar, con el cansancio del día acumulado y sin apenas ganas. Pero sí: tienes que ordenar tu hogar. Haznos caso. La sensación de alivio y los beneficios que te produce tener tu casa organizada son tantos que agradecerás dedicarle unos minutos al día.

Orden contra la ansiedad
Orden contra la ansiedad

¿Sabes que un gesto tan pequeño como tener la casa organizada puede influir notablemente en tu salud mental? Más aún si padeces ansiedad. Ayuda a aumentar sus niveles en tu cuerpo. Y si no la tienes, te aseguramos que sí que influye en tu estado de ánimo. Todo lo que te rodea provoca algún tipo de estímulo o consecuencia en cómo te sientes por dentro. Si en cambio, todo está ordenado, tu mente siente que todo está bajo control. En cambio, si sucede lo contrario, si tu casa es parecida a una leonera, toma nota, porque puede que te sientas más irritable, más desorientado y mucho más agobiado. 

Ordenar la casa se suma a la interminable lista de tareas que tienes marcadas en tu agenda. Por eso tenerla organizada y cada objeto en su debido sitio se erige como una de las actividades más fundamentales de tu rutina. Y para hacerlo tan solo tienes que comenzar a establecer ciertas costumbres que te ayuden a hacerlo, casi, sin que te des cuenta.

Cómo organizar tu casa

Puedes ordenar tu ropa por colores, los libros por tamaños, las piezas de decoración que sean parecidas juntas o distribuidas por la casa. No importa cómo lo hagas con tal de que estén a tu gusto, se identifiquen con tus necesidades, te sientas cómodo y sepas, en cada momento, cuál era su sitio. 

Cada vez que utilices un objeto de tu casa, vuelve a colocarlo en su sitio. Intenta hacerlo nada más finalizar su uso, así evitas acumular bastantes y hacerlo todo después. Algunas piezas, como las de cocina, resultan mucho más cómodas de limpiar nada más cocinar con ellas ya que así no acumulas suciedad y será más fácil de limpiar. 

¿Quién dijo aburrimiento?

Mientras ordenas puedes escuchar tu música preferida. Ponte una lista de reproducción animada y el tiempo se te pasará volando. Además, si ordenas con frecuencia cada vez disminuirás menos el tiempo que le dedicas a hacerlo.

Apunta tareas

Como cuando viajas a una nueva ciudad, pero con tareas. Apunta en una hoja qué vas a hacer y ve tachando planes de la lista. Así sentirás un alto grado de satisfacción cada vez que completes una. 

Haz limpieza

Una de las corrientes de decoración que más éxito ha tenido en los últimos años ha sido el minimalismo. Frente a tendencias extravagantes y exageradas como el maximalismo, que busca llenar tus estancias, se encuentra la opuesta.Y existen numerosos estudios que hablan de su grandes beneficios.

Por eso, además de ordenar, es importante que hagas limpieza. Quédate solo con lo que necesitas y lo que tiene un valor emocional para ti. Esa taza que compraste en un viaje, la camiseta que te regaló tu mejor amigo o la pulsera de tu comunión. Todo lo que no te resulte útil, no te guste o no necesites te incomodará y te hará perder el tiempo pensando en qué hacer con ello. 

Si no te gusta tirar objetos, regálalo o véndelo en alguna aplicación de segunda mano como Wallapop o Vinted. ¡Ganarás dinero por objetos que no usabas!

Establece un tiempo

Dedica un día a ordenar y a poner todo en tu casa como a ti te gusta que esté. No tengas prisa, hazlo detenidamente y con calma. Cuando lo consigas tan solo tendrás que mantenerlo el resto de la semana y, algún otro día, ordenar y limpiar con mayor profundidad. Para ello puedes seleccionar dos días a la semana para hacerlo y una hora en concreto. Seguro que, si lo haces bien, no tardarás más de diez minutos al día.

 

 

 

Parar. Pensar. Decidir. Vivir. Imaginar. Proyectar. Crear. Disfrutar. Desconectar. Parar. Pensar. Decidir. Vivir. Imaginar. Proyectar. Crear. Disfrutar. Desconectar.  

Parar. Pensar. Decidir. Vivir. Imaginar. Proyectar. Crear. Disfrutar. Desconectar. Parar. Pensar. Decidir. Vivir. Imaginar. Proyectar. Crear. Disfrutar. Desconectar.