AddToAny

Energía renovable: por qué es buena para tu bienestar (y para el planeta)

Ago 2021
- Paula Martíns, Editora

Las ventajas son enormes: llegan a cualquier lugar del mundo, no son contaminantes y su efectividad es bastante más amplia que la de las tradicionales. Hablamos con un experto para conocer todas las claves de este modelo energético que promete continuar creciendo.

 

ventajas de la energía renovable

 

 

Las fuentes naturales de obtención de energía están ganando terreno frente a las fuentes combustibles. La energía renovable pisa cada vez más fuerte y su puesta en escena lleva años inaugurando un escenario transitorio en el que el agua o el viento, entre otros recursos, se postulan como los predilectos hacia el cambio. Un cambio más sostenible, más saludable y mucho más consciente que favorece, además, al sistema económico y, por ende, a toda la sociedad.

Aprovechar la energía renovable en el hogar se está convirtiendo en una de las corrientes de consumo que no solo promete crecer notoriamente en los próximos años, sino que busca mantenerse en alza, hasta lograr erigirse como una de las opciones predilectas si el objetivo es buscar un mayor ahorro de energía, ayudar al planeta y presentar un rendimiento mucho mayor que la energía combustible.

Y no es de extrañar: llegan a cualquier lugar del mundo, no son contaminantes y su efectividad es bastante más amplia que la de las tradicionales. Detallamos a continuación todas las ventajas de las energías renovables así como uno de los retos a los que se enfrentan frente a las tradicionales.

Ayuda al medio ambiente

“La energía renovable es uno de los ejes centrales para luchar contra el cambio climático, y la situación medioambiental es un asunto global que incluye a toda la sociedad en su conjunto. La producción de energía a partir de fuentes renovables reduce considerablemente la huella de carbono. Por cada kilovatio hora (kWh) de energía que se genera mediante alguna fuente renovable se reducen las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI)”, explica Jesús Bustos, periodista y experto en eficiencia energética y soluciones sostenibles en E4a soluciones.

Que la energía renovable favorece al medio ambiente es un hecho: mejoran la calidad del aire que respiramos y evitan emisiones de gases perjudiciales para el planeta. “ Aproximadamente 1/3 de las emisiones de CO2 se generan a la hora de producir energía eléctrica”, añade Jesús y continúa detallando:”La energía renovable ayuda a preservar los recursos naturales del planeta. Por ejemplo, el sol, el viento y el agua van a seguir existiendo durante miles de millones de años. Si comprometemos el desarrollo de los países a las fuentes agotables o combustibles fósiles estamos hipotecando a la sociedad del futuro”.

Son buenas para la salud

Del mismo modo que el medio ambiente se ve favorecido por la apuesta renovable, también la salud de las personas es otro de los factores que instan a escoger esta opción a la hora de consumir energía.

Las energías renovables no emiten residuos perjudiciales ni hacia el medio ambiente, ni hacia las personas. La ausencia de emisión de gases de efecto invernadero contribuye a disfrutar de un aire mucho más limpio y, por tanto, también a disminuir los casos de enfermedades relacionadas con el aparato respiratorio y cardiovascular.

Favorecen a la economía sostenible

“Reduce el gasto sanitario de las enfermedades que causan” recalca Jesús que explica también cómo el modelo económico puede ser más sostenible gracias a esta tipología de energías: “Por ejemplo, ayuda desde un nivel más nacional alcanzar la independencia energética de los grandes productores de energía como Rusia o Argelia, hasta el nivel más íntimo, con el desarrollo y el despliegue del autoconsumo particular en los hogares y las empresas”.

Cuenta con amparo legal

La legislación ya dio su primer paso en materia de eficiencia energética en 2018, con la aprobación del RD-Ley 15/2018 en la que se concluyó la eliminación del impuesto al sol, aprobada tan solo un año más tarde. Desde entonces se establecieron otros planes que favorecieron a la producción de energía renovable, como el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC 2021-2030) en que se desarrolló un gran programa con medidas a impulsar por el gobierno de España en cumplimiento con los acuerdos establecidos a nivel europeo e internacional bajo el amparo de la Agenda 2030. También el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia prevé la recuperación económica situando el avance hacia un nuevo escenario energético en una cuestión central.

"La energía tradicional a nivel económico es más barato, pero a nivel social o medioambiental el precio a pagar es más caro"

Retos de la energía renovable

Si hablamos de rentabilidad económica para las centrales, las nucleares continúan postulándose como las preferidas, pero existen algunas de las nuevas energías renovables, como la geotermia, que a día de hoy tienen costos más bajos que el combustible fósil lo que supone un gran beneficio que viaja mucho más allá del medioambiental, atacando positiva y directamente al sector económico. Precisamente esto, como Jesús aclara, es uno de los retos a los que se enfrenta el sector renovable: “La energía nuclear, el carbón, o el gas son las principales fuentes generadoras de electricidad. Es cierto que el precio de cada kWh que se genera con estas energías a nivel económico es más barato, pero a nivel social o medioambiental el precio a pagar es más caro”.

El experto en eficiencia energética nos habla también del futuro que vaticina la apuesta por estas energías, un camino sobre el que ya se está trabajando con el fin de aumentar, no solo su eficiencia, sino también la concienciación sobre su importancia medioambiental y económica: “En las últimas décadas, el desarrollo tecnológico y la inversión en I+D+i ha traído consigo una reducción drástica de los precios de los componentes para la producción de energía mediante fuentes renovables, como por ejemplo los parques solares o los grandes huertos solares. Hoy día la amortización que suponen estas inversiones es elevada, pero la tendencia dista de que en el corto plazo el precio se abaratará considerablemente”.

Además, otro de los inconvenientes y problemas que obstaculizan el camino hacia el cambio cuando se trata de aprovechar recursos naturales es la capacidad motora de la propia naturaleza, es decir, la cantidad de energía que se puede producir y el desarrollo de economías de escala: “Una central de carbón puede estar en funcionamiento 24/7 mientras este recurso fósil siga existiendo. Sin embargo, por ejemplo, una planta eólica necesita de la constancia del viento para producir energía 24/7, y esto es imposible que se produzca”.

Goza de ayudas e incentivos fiscales

Que las energías renovables suponen una ventaja sobre el bienestar es un hecho avalado por las ayudas y los incentivos fiscales del gobierno. Tanto a nivel nacional como local: su fomento es ahora uno de los reclamos que el planeta exige y por ello las instituciones gubernamentales comienzan a otorgarles el apoyo que merecen. El RD 477/2021, aprobado recientemente, establece ayudas para el desarrollo del autoconsumo con estas energías y, paralelamente, las Comunidades Autónomas y algunos ayuntamientos contemplan en sus programas de gobiernos planes y convocatorias que pelean por incentivar la elección de estas energías.

“También existen diferentes bonificaciones fiscales para los usuarios. Por ejemplo, deducciones en el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), bonificaciones que van desde el 30% hasta el 70% durante un tiempo determinado, que suele ser entre uno a 10 años, según estime cada ayuntamiento” comenta Jesús hablando sobre materia fiscal y, añade: “ Por otro lado, tenemos el descuento sobre el ICIO mediante el cual no será necesario pagar- en el mejor de los casos-el impuesto que supone la construcción o descuentos de hasta el 90%”.

Llegan a los hogares

Dependiendo de las necesidades de cada hogar se debe apostar por un modelo de energía renovable u otro. Aunque esta tendencia continúa siendo tímida, promete ser una de las que más se alzarán en el interior de nuestras casas con el paso de los años. El sector residencial señala crecer en los próximos meses e ir estableciéndose a lo largo de los años con plena estabilidad en estos espacios. Así, el autoconsumo en los hogares suele ser de diferente índole: energía solar fotovoltaica, energía solar térmica, eólica, la biomasa o la aerotermia.

Sobre una de ellas, la más recurrida de todas, hace referencia Jesús: “Se prevé la instalación fotovoltaica en los tejados. De esta manera los hogares reducen el precio de su factura de la luz y autoconsumen energía eléctrica proveniente de una fuente renovable. Si se instalan baterías para el almacenamiento, incluso podemos alcanzar la independencia total de las grandes eléctricas” y, concluye: “A menudo, estos sistemas se hibridan con otras tecnologías renovables, como por ejemplo la minieólica, para producir electricidad a partir del viento, o la aerotermia para la climatización del hogar y ACS (Agua cliente sanitario), o la inclusión de puntos de recarga para vehículos eléctricos.