AddToAny

Claves para escoger un sujetador deportivo adaptado a tu entrenamiento

Jul 2021
- Paula Martíns, Editora

Desde el contorno de tu espalda hasta sus costuras. Equípate con las prendas que, además de ayudarte a entrenar mejor, favorecerá tu salud.

 

Escoger un top deportivo

El ejercicio que vas a realizar

Sujeción ligera

Sujeción media

Sujeción alta

La talla

Contorno de espalda

Copa del pecho

Silueta ergonómica y sin aros

Transpirabilidad

Tecnología adecuada

 

Practicar ejercicio requiere, además de constancia, tiempo y ganas, contar con el espacio y el equipo adecuado. Uno de los factores que más influyen en el rendimiento deportivo es el sujetador deportivo. Esta pieza se impone como fundamental en la actividad física y por eso escoger el adecuado requiere también conocer cuáles son los pasos para elegir el que más favorezca nuestro entrenamiento. Además, nuestra salud puede verse altamente perjudicada si el sujetador deportivo no corresponde con las necesidades de nuestro cuerpo y, por esta razón, te mostramos a continuación los requisitos que debes tener en cuenta a la hora de adentrarte en la búsqueda de los sujetadores que te van a acompañar en esos momentos de desconexión. Toma nota.

El ejercicio que vas a realizar

Existen sujetadores de sujeción ligera y bajo impacto, de sujeción media y medio impacto o de sujetador alta y alto impacto. 

Sujeción ligera

Los sujetadores deportivos de sujeción ligera están pensados para realizar actividades que no requieren movimientos bruscos, como el yoga o el pilates.

Sujeción media

Los sujetadores de sujeción media son ideales para actividades que impliquen movimientos o acciones de medio impacto. Proporcionan mayor estabilidad a tu pecho y son perfectos tanto para las actividades de impacto bajo, como para las de medio, como el tenis o las clases dirigidas de gimnasio.

Sujeción alta

En actividades como el running, deportes de competición como el baloncesto o el bodypump, en las que el pecho requiere una sujeción óptima para poder realizar los movimientos y alcanzar la velocidad deseada, los sujetadores de sujeción alta son los más recomendados. Recogen muy bien el pecho y son perfectos para entrenamientos de nivel alto y muy intensivos.

La talla

Dos son los factores a tener en cuenta a la hora de escoger la talla de sujetador. El contorno de la espalda y el tamaño del pecho son las variantes que se deben valorar para poder escoger una talla adaptada y personalizada al pecho y que permita la movilidad más óptima. 

Contorno de la espalda

El contorno de la espalda mide la zona que se encuentra justo debajo del pecho. Con una cinta métrica, tendrás que rodear esa zona al completo para conocer los centímetros que corresponden a tu contorno. Así obtendrás la talla.

Copa del pecho

Para conocer la copa de tu pecho, debes medir el contorno del mismo, es decir, colocar la cinta métrica en horizontal sobre tus pechos y rodear la zona hasta rodear tu cuerpo. Para conocer la talla de la copa exacta, tendrás que restar la medida del contorno de la espalda a la del pecho y consultar el resultado en una tabla de copas (link).

Silueta ergonómica y sin aros

Los aros de los sujetadores a menudo suelen ser la parte más incómoda de esta prenda para las mujeres. En la práctica de actividades deportivas, más aún. Puede rozar el pecho provocando molestia sobre el mismo y cardenales internos por lo que escoger un top deportivo específico para realizar ejercicio físico será fundamental.

Además, el sujetador deportivo que escojas deberá mantener el pecho separado para evitar que se junte en la zona central provocando rozaduras que, con el sudor, impide la sujeción plena del mismo.

Transpirabilidad

Los sujetadores de microfibras son los preferidos y los más recomendados para las prácticas deportivas. Gracias a estos tejidos la transpirabilidad será mayor y permitirá tener tanto la piel como la tela seca gracias a la capacidad de lograr un secado más rápido para evitar molestias durante la práctica deportiva.

Tecnología adecuada

La confección del sujetador es un factor fundamental para garantizar tu comodidad. Debe ser ligera, sin costuras gruesas o directamente sin costuras ya que, además de proporcionar comodidad, se ajustan a la perfección sobre el cuerpo aportan ligereza y estética. Además, así con el roce de la piel y la prenda será más fácil evitar también rozaduras e irritaciones.