AddToAny

Hacer planes sin vuestros hijos no os hace peores padres

Dic 2021

Está comprobado: hacer planes sin hijos mejora la relación en pareja, y en el caso de familias monoparentales, también es saludable dedicar tiempo a uno mismo. Además, dejarlos al cuidado de un mayor es difícil, pero no imposible.

Hacer planes sin vuestros hijos no os hace peores padres

Foto de Jason Wong

La importancia de dedicarle tiempo a la pareja

Pase lo que pase, nunca lo hagas: no te olvides de ti. A menudo las personas dedicamos mucho tiempo y esfuerzo para que los miembros de la familia estén bien, y nos olvidamos de nosotros mismos. Mención especial cuando la atención se vuelca sobre un niño, protagonista absoluto de la vida de sus padres.

Y si bien el escenario de convertir a los niños en protagonistas absolutos del universo es algo normal, y puede parecer totalmente positivo y lógico, también puede convertirse en una razón de insatisfacción para la familia. Uno de los factores más importantes para que el núcleo familiar sea feliz, es que la pareja -o la persona en el caso de familias monoparentales-  también lo sea. 

Los datos

Un estudio del Journal of Family Psychology recoge que el 33% de las parejas mantienen su nivel de satisfacción con la relación una vez que son padres. El 67% restante se enfrenta a un periodo de inestabilidad.

Es por eso que muchos expertos consideran importante priorizar el tiempo a la pareja sin hijos.Con esto no decimos que se gestione el tiempo a solas de cualquier manera, a menudo y por largos periodos. Pero haciéndolo bien y sin sentir culpabilidad, puede favorecer a la relación de pareja.

Bueno también para ellos

Lo más importante para tener hijos felices es que el padre, madre o pareja, sean felices en su relación o como persona individual. En el caso de las parejas, si los dos se sienten cercanos, se apoyan en las decisiones y reman en un sentido, los hijos se sentirán más seguros. 

De ahí la importancia de dedicar tiempo para los dos solos. Los niños pueden encajar de manera negativa el hecho de que sus padres salgan sin ellos, pero eso no es motivo de sentir culpa. Una pareja que pasa tiempo a solas, se traduce en seguridad y felicidad para los hijos a corto plazo. 

Complicado, pero no imposible

¿Y con quién dejo a los niños? Muchos recurrirán a esta pregunta -excusa- a la hora de hacer los primeros planes en solitario. Dejar a los pequeños para poder hacer planes es difícil, pero no imposible. Si los familiares no están disponibles, los ‘baby sitters’ profesionales estarán encantados de pasar tiempo con ellos. Una vez encontrado, es momento de salir. Caminar por una nueva ciudad, ir a un concierto, a un restaurante,... Se recomienda evitar conversaciones sobre la paternidad a favor de los sentimientos y otros planes de futuro.

El momento al final del día

Pero no siempre hay que pensar en escapadas de fin de semana, o planes extremadamente especiales. Los pequeños detalles son capaces de generar grandes transformaciones. Es por eso que encontrar un momento al final del día para poder compartir las vivencias, o cómo nos hemos sentido en el trabajo o en nuestro entorno, crea un espacio íntimo ganador para potenciar la pareja.

Y aunque en la mayoría de ocasiones la crisis de pareja tras ser padres es un tema tabú, esta no tiene por qué significar el fin de la misma. Lo más sensato es verlo como una etapa de transición, un cambio de rutinas y conductas para volver a retomar el nuevo equilibrio.