AddToAny

El por qué del Síndrome de Stendhal

Abr 2022
- Lifeful, Staff

Hablamos del trastorno psicosomático acuñado en 1979 por la psiquiatra Magherini

 

 

 

Todo apunta a que la ciudad de Florencia sea la culpable de que el Síndrome de Stendhal exista. Si lo googleamos, la definición reza así: aparición de temblores, palpitaciones, elevación del ritmo cardíaco o confusión en el individuo ante su exposición a obras de arte extremadamente bellas.

Si bien es lógico sentir ciertas sensaciones ante un estímulo que despierta bienestar a nuestro organismo, parece que hay ciertas personas que, por su extremada sensibilidad, reaccionan de manera excepcional a ciertas experiencias como la visita a un museo, o la visualización de una película.

 

 

Un poco de historia 

Por primera vez, el síndrome fue descrito de manera clínica por Graziella Magherini, psiquiatra del Hospital Santa Maria Nuova de Florencia. Fue ella quien observó a más de 100 turistas que experimentaron mareos, palpitaciones y enajenación al contemplar obras de arte de la ciudad como las pinturas de Boticelli y esculturas de Miguel Ángel.

Pero hay que echar la vista atrás, al año 1817, cuando el escritor francés bajo el seudónimo de Stendhal visitó la ciudad italiana de Florencia con el fin de conocer las raíces de los artistas renacentistas con más prestigio. Fue cuando estaba en la Basílica de Santa Cruz, cuando empezó a experimentar una serie de sensaciones que él mismo describió de esta manera: 

“Había llegado a ese grado de emoción en el que se tropiezan las sensaciones celestes dadas por las Bellas Artes y los sentimientos apasionados. Saliendo de Santa Cruz, me latía el corazón, la vida estaba agotada en mí, tenía miedo a caerme”.

 

 

Síntomas

Si hacemos un poco de memoria, hace no mucho te contábamos sobre lo placentero del séptimo arte, aunque es cierto que podríamos hablar de lo placentero del arte en todas sus vertientes. La apreciación de la belleza, tiene un impacto positivo en nuestro bienestar, mejorando nuestro estado de ánimo e incluso haciéndonos sentir más tranquilos. Esto, llevado al extremo, como ocurre con el tema que nos concierne, el Síndrome de Stendhal, puede tener reacciones fisiológicas desagradables que pueden mantenerse incluso unos días después: 

 

  • Náuseas y cansancio
  • Aumento de las pulsaciones
  • Dificultad en la respiración
  • Opresión en el pecho
  • Sudoración
  • Aturdimiento
  • Visión borrosa y mareo
  • Emociones extremas de alegría o tristeza
  • Delirios y alucinaciones
  • Estrés descontrolado

 

 

 

Los profesionales, difieren 

A todos se nos ha puesto el vello de punta escuchando un grupo de música en directo, se nos ha escapado una lágrima con una película, e incluso nos ha conmovido la contemplación de una obra de arte. Pero el Síndrome de Stendhal cruza la línea de lo cotidiano para pasar a un plano mucho más intenso.

Y aunque la mayoría de los profesionales del sector psicológico dan validez a este tipo de trastorno, hay cierta controversia con respecto al tema. 

Después de su acuñación por parte de la psiquiatra Graziella Magherin a finales de los años 70, la sociedad vivía en un momento en el que la globalización disparó los índices de viajes a escala global, y mucho más en concreto a Florencia. En esta época, los casos aumentaron de forma exponencial, por lo que este síndrome, también se le reconoce en ocasiones como el ‘Síndrome de Florencia’.

Es por eso que la otra parte del colectivo psicológico clínico, defiende la idea de que la difusión de este síndrome, puede esconder intereses económicos por parte de la ciudad de Florencia para fomentar su interés turístico y la belleza de sus monumentos artísticos.