Workaholics en remoto

Foto de Agata Create

AddToAny

Workaholics en remoto

Ene 2022

Del español trabajolismo -un juego de palabras con trabajo y alcoholismo-. Según las estadísticas, el 20% de la población sufre esta adicción. ¿Cuáles son las causas y cómo afrontarlo? Te lo contamos.

 

Workaholics en remoto
Workaholics en remoto

 

Introducción

Checklist: ¿soy un workaholic?

La causa

Tips para evitarlo

 

Reza en este informe de UGT: ‘Ni el DSM-V ni el CIE-11, los dos instrumentos de mayor prestigio internacional para la calificación, diagnóstico y tratamiento de los trastornos adictivos, consideran la adicción al trabajo como una auténtica adicción en el sentido psiquiátrico o biomédico del término’. 

Eso no descarta los numerosos estudios e investigaciones que tratan el concepto workaholic -en español trabajolismo, un juego de palabras con trabajo y alcoholismo-. Y aunque la Estrategia Nacional sobre Adicciones (2017-2024) no la considera, hay varios marcos normativos a nivel autonómico que sí que le dan cobertura. 

Según las estadísticas, alrededor del 20% de la población es adicta al trabajo, hecho que no solo va en deterioro del bienestar y la salud, sino que afecta negativamente en las relaciones de todo tipo. Pero, ¿cómo identificarlo? 

¿Soy un workaholic?

Los problemas que se aceptan son los únicos que pueden cambiar. Es por eso que un buen punto de partida es reconocerlo. Pero, ¿cómo saber si realmente eres un adicto al trabajo? En la web de Coaching Online hemos encontrado este artículo donde nos ofrecen una pequeña checklist orientativa para identificarlo. ¡La compartimos contigo!

 

  • Pasas la mayor parte de tu día trabajando
  • Revisas correos compulsivamente y fuera del horario laboral
  • Evades los problemas personales con el trabajo
  • Basas tu autoestima en función de los fracasos y los éxitos laborales
  • Tienes miedo a tomarte un descanso
  • Experimentas ansiedad cuando no estás trabajando
  • Priorizas el trabajo frente a la salud, los amigos y la familia

 

La causa 

En un contexto social en el que el teletrabajo se ha instaurado por medidas sanitarias, nuestra casa se ha convertido en nuestra oficina, lo que ha favorecido el aumento de rasgos de adicción al trabajo en líneas generales.

Aunque, según un estudio publicado en la  Revista Internacional de Investigación Ambiental y Salud Pública, cómo percibimos el trabajo -demandas laborales y control- puede ser la causa principal de la adicción al trabajo. 

Tras un análisis de resultados, los investigadores concluyeron que la alta demanda laboral está muy asociada con el riesgo de la adicción. Morteza Charkhabi participa en el estudio, es profesora del Instituto de Educación de la Universidad de HSE, y decía lo siguiente en un medio nacional: ‘La demanda laboral debe ser controlada por el personal de recursos humanos y psicólogos. Otra de las causas puede ser el clima laboral, dejando exentos en este estudio las características personales’. 

En materia personal, los adictos al trabajo pueden haber llegado a esta tesitura por diferentes miedos como el fracaso, la muerte, o el no ser necesario. Vuelcan toda esta carga en un exceso de trabajo para ganar estatus profesional, o simplemente para sentirse bien estando ocupados. La realidad es una versión distorsionada de la autoestima.

¿Cómo evitarlo?

Trabajar sobre los factores de personalidad de mano de profesionales es muy buen punto para empezar a atajar el problema. Además, actuar a favor de un estilo de vida saludable es primordial. Hablamos del uso responsable de las tecnologías, hacer ejercicio físico y llevar una buena nutrición. Como ya te contábamos en otro de nuestros artículos, más vale prevenir que curar

También juegan un papel importante las empresas en este punto. La sensibilización y la formación sobre el riesgo en esta conducta, debería ser parte de un programa de recursos humanos de mano de la cultura y las condiciones del trabajo. 

¿Crees que tienes rasgos que apuntan a este tipo de adicción? Aquí, unos tips para evitarlo desde ahora: 

 

  • Acepta que no trabajar no es improductividad
  • Organiza tus tareas con espacios de tiempo en blanco
  • Ten la capacidad de priorizar lo urgente
  • Delega tareas, confía en tu equipo
  • Evita la multitarea
  • Di ‘no’ cuando sea necesario
  • Practica relajación y mindfulness